jueves, 13 de marzo de 2008

Asociación de damnificados



La famiglia, con el supremo al frente, tiene por costumbre reunirse una vez al año en un lugar recóndito. Acuden hermanos, primos, sobrinos… O lo que es lo mismo, la tribu al completo. Y toca este fin de semana.

Robert y un servidor desapareceremos durante tres días del mundanal ruido. Es lo que tiene. Haremos esfuerzos por intentar sobrevivir a las adversidades, la falta de cobertura de móvil y la comida en exceso.

En una ocasión como esta, hace ya cuatro años, fundamos la “Asociación de Damnificados por la famiglia”, y desde entonces aprovechamos el evento para tener la junta general anual. Con un par de gin tonics las propuestas suelen ser más sabrosas.

Como era de esperar, las parientas se tomaron la “Asociación de Damnificados por la famiglia” como una “Asociación contra la famiglia”. ¡Nada más lejos de la verdad!.

Pensándolo bien, seguro que después de esta entrada a Robert y a mi nos toca dormir en la buhardilla. Y es que el subtítulo del blog lo dice todo: ¡¡LA FAMIGLIA Y DOS MÁS!!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola.
Puedo constatar que la famiglia y en especial su "jefe" en ese macro encuentro, representan, y no quiero parecer un falso adulador, todo lo que a la hospitalidad se le puede pedir, y no me quiero olvidar de la mujer del "jefe", aun mi paladar añora sus flamenquines y una ensaladilla de esas que necesitas pan para limpiar el plato..., y si hace un salmorejo eso ya es un trocito de paraíso, en fin... y lo digo con envidia, que disfrutéis de esos buenos momentos, y este año no os preocupéis que los del norte no os llevamos la lluvia. Un abrazo.

P.D. A la Señora de la Cabeza decirle que algún día volveremos para verla.

Robert Redford dijo...

Un momento anónimo churrinho. No te pases ni un pelo. Aquí no se pueden defender ese tipo de posturas falsamente aduladoras que lo único que buscan es el peloteo para volver el año que viene. Eres un vendido. Ni en el club de amigos de los damnificados te vamos a admitir. Y, por cierto, los flamenquines y la ensaladilla de la macroreunión, los hace el cocinero. Así que menos peloteo y más apoyar a la asociación que falta nos hace.

patzarella dijo...

jaja,

qué lo disfruten !!!

y quiénes pertenecen a la famiglia ??

Anónimo dijo...

Hola: lo cierto es que hay bastante peloteo hacia el padrino (vamos, el suegro de los nonuernos). Así que, saquémosle algunas faltas. P.ej.: es un obseso de la limpieza, el orden, la disciplina y el silencio de los niños. No puede ser más que lo que él diga; y el que se mueva, pues no sale en la foto.
Que alguien quiere -por poner un ejemplo- llegar tarde al evento familiar, pues te lo encuentras que te recibe gesticulando hacia sus partes íntimas mientras dice: ¡OS LOS PISÁIIi!.
Que alguien quiere comer al mismo tiempo que sus vástagos. No puede ser. "Anda hombre, es mejor que coman los niños primero, así los mayores estaremos más tranquilos".
Y no digamos su propensión a desvelar la soltura económica de sus amistades: "Sí, hombre sí, este es un traumatólogo y catedrático de saffcavmaflogía patológica que gana dinero a espuertas".
Pero vamos, aparte de esto -y algunos detalles que omito para no sembrar cizaña- no es un mal hombre... sobre si uno se ajusta a la manera de ver las cosas que él tiene.
Y si no que le pregunten a los nonuernos eh?
Hasta pronto

Labacete existe.

Paul Newman dijo...

Patzarella: más o menos los siguientes:
- mis suegros (que también son los suegros de Redford)
- la parienta de Redford
- la mía
- Una hermana de mi parienta, que a la vez es hermana de la de Redford
- Otra hermana más
- Un hermano de mi parienta, que también es a la vez hermano de la parienta de Redford
- Y otro hermano más
- Los primos de nuestras respectivas (en número de tré)
- Una banda de chiquillos desbocados (en número de veintisai) que son hijos de todos los que pululan por allí

Así que puedes imaginarte el maremagnum que se monta en estas reuniones...