viernes, 4 de abril de 2008

La soledad del incompetente


Viendo la foto me viene a la memoria la imagen de cualquier clase de niños de 15 años, en la que siempre hay uno al que nadie le hace ni caso. Es el tontito, el pringao. Nadie se quiere juntar con él. Los compañeros le hacen el vacío porque el tío, no merece la pena. Si a alguien se le ocurre acercarse, los demás se ríen como diciendo que se quede solo con sus rarezas. Suele ser el pelota de los profesores, el chivato, el que no deja jugar a nadie cuando se trae el balón, el que no participa en las bromas a los profesores.
Pues bien, ese es nuestro presidente. Ahí lo tenéis; más solo que la una. Y encima tendrá la desfachatez de negar su soledad o de decir que se estaba preparando la siguiente reunión. ¿No parece que el papel que tiene delante está en blanco? Nadie se acerca a él. Por lo que he leído, estuvo así diez minutos.
Hace unos días, antes de empezar la cumbre de la OTAN en Bucarest, el presi dijo que en dicha cumbre iba a reunirse con Bush para tratar temas de intereses comunes entre ambos países, y para hablar de la situación general de la OTAN. Para ZP, con esa conversación, nada menos que iba a salvar el mundo con ayuda de Bush. Pues, na de na. Según dicen, lo único que el tejano le dijo al leonés fue “hola, hola, felicidades”. Ahí se resume el papel de España en la política internacional.
Volvemos al ejemplo del colegio. Cuando al niño se le da de lado y se le putea, es culpa de lo crueles que son los adolescentes. Se aprovecha de lo más mínimo para “sangrar” al pardillo. En el caso de Zp, la culpa no es de los representantes de los países, si no de él mismo. Él ha sido quien se ha metido en tales berenjenales con gestos como no levantarse ante la presencia de la bandera USA, o con tanta alianza de civilizaciones, o con las amistades peligrosas de Chávez, Morales, Castro y compañía. Quien siembra vientos, recoge tempestades. Lo malo es que al final, la ofensa de los altos mandatarios es para todos los españoles. Como decía no sé quien “le han dado una patada en nuestro culo”.
Así que a partir de ahora creo que ZP se reunirá con los dictadores comunistas latinoamericanos que le harán más caso que los gobernantes democráticos del mundo civilizado.

2 comentarios:

Fernando dijo...

Queridos Robert y Paul:

Vuestro comentario refleja, con la gracia y el colmillo habituales, lo patético de la situación de este hombre y, por consiguiente, de España. Por la soledad en la mesa, pero también por la patética escenita de tenderle la mano a Bush, que el otro le ignore y que al final se la estreche un cualquiera que pasaba por allí.

Supongo que a él le dará igual, una vez pasadas las elecciones. Lo único que cuenta son los once millones de votos, muchos de los cuales se habrán visto reflejados en la mediocridad del personaje. Si este fin de semana tuviera un mitín en Almendralejo y todas las viejas fueran a darle besos y abrazos, en desagravio, pues mucho mejor. En fin, no conviene olvidar otra reciente escenita igualmente patética, cuando Merkel-Brown-Sarkozy-Prodi-Barroso se reunieron para hablar de la crisis, y a nuestro Gran Hombre le ignoraron.

F.

Paul Newman dijo...

Madrid 2003. Desfile del día de las fuerzas armadas españolas, con participación de representación de otros ejércitos. Rodríguez Zapatero se queda sentado al paso de la bandera de los Estados Unidos. Su gesto es una protesta por la participación española en Irak.

¿Era un gesto de desplante al presidente Aznar? Es posible que el lo pensara así, pero el sentido de bandera en España es completamente distinto al que existe en otros paises. En realidad su gesto era una ofensa a todo el pueblo norteamericano.

Septiembre de 2004. Túnez. El presidente Rodríguez Zapatero insta a todos los paises a retirar sus tropas de Irak.

Es fácil (y gratuito) escupir hacia arriba. El problema es no saber calcular. Tu propio escupitajo puede caerte en la cara.