jueves, 6 de noviembre de 2008

Stresss.

Estoy hasta las pelotas. Mi nivel de stress está llegando a niveles insospechados.
Aunque desde hace un tiempo, en mi casa, cada vez que aparecía en la tele Gran Marrano, factor XXL, o programas similares (del estilo, Redford atento, Pintores con brocha gorda), cogía un libro, he decidido cambiar de estilo: a partir de ahora libro y GINTONIC.
Y al resto del mundo que le den. He dicho.

6 comentarios:

tedeká dijo...

Pues yo pensaba que eras un enamorado de Gran Hermano, mira tú...
que ahora pasarte a la vieja tradición de la reina madre

suso dijo...

Pero, bueno, bienvenido al clús.

Paul Newman dijo...

Por si no lo sabías, Tedeká, (que creo que si y muy bien), mis gintonics son espectaculares. Y no es falsa modestia.

Hielo, zumo de limón natural, tónica schuepess (alternativa válida Nordic misc), rodaja de limón. Una cucharilla como agitador, que entra hasta el fondo del vaso y vuelve a salir.

Y lo mismo pasa con mis martinis: siempre con unas gotitas de Bombay Sapphire para aromatizar.

Paul Newman dijo...

Escuché varias veces la historia de otro de esos chupones, que cuando iba a una recepción oficial y le preguntaban que quería beber, siempre respondía "un sintonic, por favor".

Y no era la Reina Madre. Esa me caía bien.

lolokaka dijo...

Y que digo yo que no hace falta buscarse excusas para tomarse un sintoni, que no hace falta decir que cuànto stress que tengo y que qué jodida la vida... Mira, te lo temas y ya està, pero no amargues... Y debo decir que en la Virgen de la Cabeza me sentaron mal tus sintoni, aunque habrìa que a saber cuàndo llegaron allì las botellas! Por lo demàs, yo también te quiero...

Paul Newman dijo...

Perdona Lolokaka. Que te siente mal un gintonic perpetrado por un especialista es como para hacértelo mirar. Y las botellas siempre las llevo yo!