martes, 2 de junio de 2009

Libertades personales y tabaco


Fumo; si, fumo. Y tengo que reconocer que me encanta y disfruto muchísimo cada vez que lo hago. Y me cago en la puta madre de Zapatero cada vez que lo hago. ¿Por qué se ha sacado de la manga la mierda de la ley antitabaco? Por joder. Yo creo que considera al tabaco un vicio franquista y hay que cargarselo a toda costa. Tu puedes beber, pincharte, esnifar... en público; pero fumar no. Los fumadores somos unos apestados que, cada vez más, somos mal mirados por el resto de la sociedad. Nos arrinconan y no dudo, que algún día nos eliminarán.
Todo esto viene a la prohición que hay de fumar en el trabajo. Trabajo en un centro de enseñanza secundaria. Entiendo que no se pueda fumar ni en clase ni en los pasillos ni en la sala de profesores. Si me apuras, tampoco en mi despacho, que sólo uso yo. Entiendo que el tabaco es algo molesto para los que no fuman y uno no puede ir por ahí apestando a los demás. Desde hace tiempo ya no fumo en mi casa; lo hago solo en la ventana. Pero mis cigarritos viendo la TV o al ordenador, se acabaron hace años.
Y todo este rollo viene a que desde hace tres años, los profesores fumamos en aparcamiento de autobuses de mi colegio. Pues resulta que una persona se ha quejado de la malísima influencia que ejercemos sobre los niños que nos ven. Es más, ha dicho que ni el paquete de tabaco deberíamos llevar en el bolsillo de la camisa. Es más, exige que ninguno que esté involucrado en la educación de los niños, fume nunca. Nos hemos quedado todos de piedra. Y claro, la dirección del colegio nos ha dicho que si queremos fumar, a la carretera. Sí... tenemos que irnos a la carretera. Ahora con 40º y en invierno con 0º; a la puñetera carretera. Han llenado el aparcamiento de carteles de prohibido fumar y a joderse.
Se da la paradoja que yo imparto Educación para la Ciudadanía. Si en clase yo hablo sobre sexo, drogas, alcohol o tabaco, da igual lo que diga. Puedo decir cosas que muchos padres no estarían de acuerdo, pero da igual. Parece que eso no ejerce una mala influencia sobre los adolescentes. Puedo hablar de las bondades del sexo libre o de los beneficios de la heroina, o soltar tacos a mansalva. Pero pobre de mi como el paquete de tabaco se transparente por el bolsillo. ¡¡A la hoguera!! Los adolescentes ven todas las series donde se muestran todo tipo de rarezas. Pero no pueden ver a nadie fumando. Seguro que muchos, en sus casa, ven expresiones de mal ejemplo de sus padres... pero no, tabaco no.
Imagino que el que se ha quejado, cuando va por la calle, le tapa los ojos a sus hijos cuando pasa alguien fumando.
Zapatero: el buen gobernante lucha por la libertad de sus gobernados. El que la restringe, es un tirano caprichoso que sólo gobierna para unos pocos. Puedo entender que el gobernante quiera hacer una campaña contra el tabaco y lo perjudicial que es para la salud. Pero señor ZP, ¡¡¡hay tantas cosas que usted fomenta que son perjudiciales para la salud!!!

2 comentarios:

Blumm dijo...

Jeje...
Esas noches altocastilleras donde el tute cabrón era el rey del colegio.

Llevo sin fumar 4 meses y a mí también me gustaba fumar, pollo pera.

Oye, me ha gustado el post. Veo absurdo la persecución al fumador.

Y que me alegra leerte, nene.

Un abrazo.

Robert Redford dijo...

Bern!!!! ¡Qué alegría volver a saber de ti! Aún recuerdo aquellas noches de tute y de ordenador. ¿Te acuerdas de ese juego en el aula de informática? ¡¡¡Qué tiempos aquellos!!! Un saludo y recuerdos a la family.