jueves, 21 de febrero de 2008

Para que triunfe el mal

Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada. Edmund Burke (1729-1797) Político y escritor irlandés.

Muchos días hace que leí esta frase y todavía sigo dándole vueltas en la cabeza. ¿Qué es lo que hacemos los buenos? (quizás sea un atrevimiento incluirme). Los blogs se llenan de quejas frente a la oleada de malas noticias, pero nadie propone ninguna solución. Desde esta humilde bitácora, propongo que todos los votantes hagan un ejercicio de responsabilidad y consulten, de verdad, con su conciencia, si aún la tienen, qué partido es el menos malo y el que puede conseguir más para la mayoría de los españoles. Ya no es cuestión de izquierda y derecha; es cuestión de gestionar bien la cosa pública o de ser un chapucero.
Hace años, yo no era de ningún partido, ni defendía a ningún líder político. Cuando empecé a ver los desmanes de Felipe y compañía, me di cuenta que esta tropa por lo único que miraba era por su bolsillo y su poltrona. Todo valía mientras siguiesen ahí. Gracias a Dios en el 96 los echamos de la poltrona. Las cosas, entonces, empezaron a funcionar y llegaron otras caras y nuevas ideas que nos mostraron que se podía hacer todo mucho mejor. Siempre he dudado de la honradez de los políticos, pero empecé a creer en ella cuando Aznar anunció que sólo gobernaría dos legislaturas. Y lo cumplió. Un político cumpliendo lo que promete; increíble. Me convencieron. Éstos por lo menos pensaban un poco en los ciudadanos, fuesen del signo político que fuesen, mientras que los otros, bolsillo, barriga y poltrona.
Cuando ZP accedió al “trono” a muchos se nos subieron dos cosas al cuello. Y ¡cuánta razón teníamos! Peor no se puede hacer. Felipe, un santo comparado con ZP. Ni en las peores pesadillas podíamos imaginar lo que éste iba a malhacer.
Pienso, sinceramente, que don “talante” es el mal al que me refiero al principio. La situación es nefasta; y no me refiero a ETA, nacionalismos, economía y demás desmanes. Hablo de la libertad; mejor dicho, de la falta de libertad para los que pensamos distinto, para los que no actuamos borreguilmente. Para muestra un botón: ataques furibundos y “tolerantes” a tres mujeres (¿serán también misóginos?) que lo único que pretendían era expones sus ideas a quienes quisiesen escucharlas. María San Gil, Rosa Díez y Dolores Nadal pusieron en juego su integridad por defender ideas distintas. Y lo más triste es que las tres fueron agredidas en la Universidad, cuna del saber y de la tolerancia. Pero ahí no acaba todo. Las posteriores declaraciones de los progres de turno son para decir que algo habrán hecho para que se las trate así. Esto me suena a la excusa que ponen los violadores: ¡es que van provocando!
Volviendo al principio. ¿Qué hacemos los buenos? Tenemos que echarlos. No me refiero al PSOE, que puede tener gente buena (empiezo a dudarlo). Me refiero a los que ahora dirigen el PZOE. Echarlos y lo más lejos posible. Los buenos debemos votar el día 9 y animar a los demás que también lo hagan; conseguiremos así, decir como el eslogan que tanto suena últimamente: ADIOZ.

9 comentarios:

Driver dijo...

Supongamos que soy bueno.
Estoy delante de las papeletas.
Cierro la cortinilla para tener intimidad.
Intento pensar cual es el menos malo.
Me esfuerzo al máximo.
Reflexiono un largo minuto, y...
Pego un volantazo, como cuando conduzco, y veo venir de frente un trailer adelantando.
Si tengo reflejos, no me la pego.
Si le doy muchas vueltas, acabaré empotrado en el trailer.
.....
Confiaré en los reflejos del último segundo.
No tengo otra.

Anónimo dijo...

Driver o te explicas mejor o no hay quien te entienda

Driver dijo...

Quería decir que sólo me fío de la intuición del último minuto, que cuando me pienso mucho las cosas las veo más oscuras, que muchas veces vivir es como conducir.
Ya se que no es muy coherente, pero es lo que siento al votar y al vivir.
Improviso.
¿Se entiende ahora?

Anónimo dijo...

Vamos, que los "buenos" votan al PP y los "malos" al PSOE. Yo creo que hasta Franco sería más sútil.

Robert Redford dijo...

Quizás el anónimo anterior no sabe leer muy bien o es que no se quiere enterar. Los buenos lo que hacen es echar a los que "ahora" dirigen este PZOE.

Robert Redford dijo...

Por cierto: la palabra sutil no lleva tilde. Además de no saber leer tampoco sabemos escribir.

Anónimo dijo...

Redford, es genial tu reflexión. Me gusta eso de "no se trata ser de izquierdas o de derechas". Creo que de lo que se trata es de pensar con la cabeza y decidir ¿quién puede hacernos la vida un poco mejor?. Desde luego pienso combatir "al mal", y el día 9 no me ocultaré tras una cortina, cogeré mi papeleta delante de los que representan "al mal" y ejerceré mi derecho al voto. Espero que no acabar como Rosa Díez o María San Gil. Últimamente me da la sensaciónde que la gente no protesta por cosas, que en realidad, les afectan muy directamente: la familia, la educación de tus hijos, las subidas de precios, etc. En realidad, son pequeñas cosas y valores que ha destrozado este PZOE, este mal. Espero que la gente quiera el cambio hacia algo mejor. Un saludo y enhorabuena por el blog
PepeR

Robert Redford dijo...

Muchas gracias PepeR por tus comentarios en el blog. Me ha gustado especialmente lo que dices sobre las pequeñas cosas y valores que el PZOE ha destrozado. Cuanta razón llevas.

Robert Redford dijo...

Se me olvidaba. Pienso lo mismo que tú. El día 9 cogeré mi papeleta sin cortinilla y orgulloso de votar lo que voto. Espero que alguno del PZOE la vea.