martes, 24 de marzo de 2009

Mercedes Cabrera Calvo-Sotelo


Quizás porque me dedico a la enseñanza, puedo hablar con más conocimiento de causa de esta ministra. Desde hace algún tiempo se comenta un posible cambio de ministros. Parece ser que nuestro líder ZP se está pensando remodelar el ejecutivo echando a aquellos que le hacen perder votos o que dan mala imagen.

Todos hablan en primer lugar de Magdalena Ávarez, como esa ministra de cuota que no sabe hacer la o con un canuto y que no para de meter la pata cada vez que abre la boca. Otros ponen a Moratinos en el disparadero ya que sus únicas "amistades" son paises bananeros o dictaduras encubiertas. Otros dirigen hacia Bibiana Aído sus críticas por la carnicería abortista que se nos avecina. Los hay que no perdonan a Rubalcaba que perteneciese al gobierno de los GAL. ¿Y qué decir de Solbes que es incapaz de mejorar una chispititilla (como dicen en Graná) la situación económica de los españoles que no son del PSOE? ¿Y de la Chacón? ¿Os dais cuenta que se cree el centro del Universo?

Como vemos, no hay por dónde coger a este gobierno. Pero hoy me quería centrar en una ministra que, lejos de aparecer en las quinielas de posibles defenestrados, parece intocable por el buen servicio que presta al jefe. Se trata de Mercedes Cabrera, Ministra de Educación, Política Social y Deporte. Creo que es, sin duda alguna, la que más daño está haciendo a la sociedad. Dejando aparte el tema social y el deportivo, en materia educativa está causando un estropicio tal, que harán falta muchas generaciones para que todo vuelva a la normalidad.

Nuestro malquerido presidente se ha dado cuenta que la forma más fácil de ganar adeptos para sus causas, es educar a la juventud según sus propios criterios morales, sociales y propagandísticos. ¿Y a quién ha escogido para que capitanée esta nave? A Mercedes Cabrera. Si quieres cambiar la sociedad, tienes que cambiar sus normas básicas de convivencia, así como su pricipios morales. Y eso es lo que se ha propuesto ZP. Cambiar la sociedad desde la base misma de la sociedad, la juventud.

Con la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía, no pretenden formar mejores ciudadanos, sino formar ciudadanos que piensen como ellos piensan. Pretenden hacer que toda nuestra chiquillería, sigan a pies juntillas su falta de normas morales y su forma de ver el mundo. No quieren hacer ciudadanos libres que usen su inteligencia para hacer que el mundo mejore. Quieren formar borregos que no sean capaces de desarrollar un sentido crítico hacia todo lo que les rodea. El famoso pensamiento único. Saben que esta es la única forma que tienen de conseguir perpetuarse en la poltrona y seguir chupando del bote de los presupuestos.

Otro tema que, desde mi óptica de docente, veo que empeora es la fábrica de mentes empequeñecidas que creamos en Primaria y en Secundaria. Cada día los alumnos saben menos, mucho menos. Cada día primamos más la espontaneidad frente al esfuerzo por conseguir unas metas concretas. Los alumnos ya no se preocupan por aprender; saben que con suspensos pasan de curso. Les importa pasarlo bien y, como no están exigidos ni en casa ni en el colegio, se convierten en pequeños dictadores sin valores para la vida.

Para que veáis como está la cosa educativa, os puedo contar mil anécdotas. Hace una semana, corrigiendo un examen de 2º de Bachillerato (COU antiguo), fui marcando a un alumno estudioso, las faltas de ortografía que tenía así como las faltas de tildes. El examen tenía una longitud de dos folios. Avisé al comenzar que esos dos aspectos bajaban nota. Este alumno tuvo 37 faltas de ortografía y 147 faltas de tildes. No se puede hacer peor ni queriendo.

La educación está cuesta abajo y sin frenos. Y esto es mucho más preocupante que las tropas del Kósovo y las rebuznadas de Maleni. Una sociedad sin educación y formación, está camino de su desintegración.

4 comentarios:

Gabriel dijo...

Siempre me ha llamado la atención que el PP, en ocho años de gobierno (cuatro con mayoría absoluta) no fuera capaz de sacar adelante su propia ley de educación. El PSOE, consciente de la importancia del asunto, la tuvo preparada en menos de un año.

La derecha, como casi siempre, a por uvas.

Robert Redford dijo...

Gabriel: te doy la razón. El PP en materia educativa, cer patatero, a verlas venir.

Thorshavn dijo...

¿Qué hubiera sucedido si el PP hubiera intentado imponer una asignatura como EPC? Uff, los rebuznos nazisociatas se estarían aún oyendo de aquí al Japón.

Robert Redford dijo...

Si hubiese sido el PP: lo hubiesen denunciado al tribunal de La Haya; manifestaciones a porrillo; Bardem llevaría en la solapa No a EpC, en la ceremonia de los Oscars; todas las sedes del PP (incluido Génova 13) hubiesen sido saqueadas... No lo quiero ni imaginar. Viva la intolerancia de los "tolerantes".